'Sleepless in Seattle', fue como... magia.

domingo, 12 de marzo de 2017


Título: Sleepless in Seattle| Insomnio en Seattle| Sinfonías de Amor.
Reparto:  Tom Hanks, Meg Ryan, Bill Pullman, Ross Malinger, Rosie O'Donnell, Gaby Hoffmann, Victor Garber, Rita Wilson, Barbara Garrick, Crey Lowell.
Año: 1993
Dirección: Nora Ephron.
Luego de la muerte de su esposa Maggie, Sam Baldwin y su hijo Jonah se mudan a Seattle para escapar del dolor. 18 meses después, Sam aún se encuentra de luto y es incapaz de dormir. A pesar de que Jonah extraña a su madre, quiere que su padre consiga una nueva esposa y en la noche de Navidad decide llamar a la radio nacional para que se cumpla su deseo. Mientras que miles de mujeres caen enamoradas de Sam por su historia, Annie Reed, una periodista de Baltimore, comprometida y a punto de casarse, ve sus sentimientos tambalearse mientras se enamora de Sam y sin darse cuenta, revive una de sus películas favoritas.


“Lo supe, desde la primera vez que la toqué. Fue como volver a casa, solo que no era una casa que conociera.(…) Y lo supe. Fue como… magia.”

Netflix siempre nos guarda pequeñas sorpresas entre sus películas, y a pesar de que soy una declarada no-fan de las películas antiguas, debo decir que Sleeperss in Seattle se ha llevado de alguna manera mi corazón.
¿Fue acaso mi amor por Tom Hanks lo que me motivo a verla? Probablemente, pero no fue únicamente su actuación lo que consiguió hacer que me enganchara tanto con esta película que nos lleva en un viaje a una época en donde no era necesario la utilización de desnudos o besos apasionados para hacernos creer en historias de amor.
Ahora se preguntarán, ¿de qué va esta historia? Sleeperss in Seattle, sigue a Annie (Meg Ryan) una joven periodista que está a punto de casarse, pero sus certezas se tambalean cuando un pequeño niño llama a la radio en la noche de navidad y habla sobre su padre recientemente viudo, Sam Baldwin (Tom Hanks), al descubrir lo que está haciendo su hijo, Sam acaba divulgando por toda la radio sus sentimientos con respecto a la pérdida de su esposa, y cómo fue la primera vez que la conoció, diciendo que lo supo únicamente al tomar su mano… como magia.
Con su corazón tocado por este desconocido, Annie emprende un viaje para conocerlo, al tiempo que sin darse cuenta, comienza a revivir una antigua película que adora (An Affair to remember).
Hay varias cosas que voy a destacar de esta película, comenzando por su soundtrack, manejado por Marc Shaiman (que es conocido por encargarse de Cuando Harry encontró a Sally y We are in love). Me enamoré por completo de cada una de las canciones, y de cómo encajaban en cada una de las escenas, creando ese aura de romance y melancolía.

“Haz feliz a alguien. Haz feliz a un solo alguien. Y tú serás feliz, también”.

Sleepless in Seattle se destaca por ser esa comedia romántica que uno no puede evitar querer, el amor entre dos desconocidos, la magia de un toque y el amor predestinado es básicamente uno de los mayores tópicos en el cine romántico.
Pero lo amamos.
Tom Hanks como Sam Baldwin fue la perfección encarnada, ¿quién no sintió ese dolor en el corazón mientras hablaba sobre la pérdida de su esposa? ¿Su necesidad de avanzar, pero su creencia de que sería imposible amar a alguien como la amó a ella?
Meg Ryan tampoco fue la excepción, su química con Tom Hanks fue espectacular (debido al gran trabajo de ambos, la productora de la película decidió ponerlos como pareja también en “Tienes un e-mail”), su personaje, Annie Reed es el humor y el esceptisismo encarnado, ella no cree en el toque mágico, pero comienza a creer en esas señales del destino cuando una noche enciende la radio y un hombre hace que su corazón aletee.
Vamos, no soy una fanática de las películas de romance, pero inclusive yo puedo admitir que Sleepless in Seattle es una película de la que uno no se arrepiente de ver, con humor que te saca carcajadas, un reparto muy bueno y una historia de amor diferente (quizás un tanto extraña) pero sin duda especial.

En resumen, «Sleepless in Seattle» es una comedia romántica imperdible para los amantes del género, donde nos muestra como no es necesario besos o escenas de desnudos para que una historia de amor pueda desarrollarse.
Volvamos a la época en donde con solo una mirada nos dejaban suspirando.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Santa Template by Mery's Notebook © 2014